Artículos

Tranquilidad o incertidumbre

richard-mejia-ocoa 380 300

Por:Richard Mejía
En los cambios de gobierno o nuevos períodos de gobierno, se crean muchas expectativas, todos trabajan con la esperanza de lograr cambios en su vida, muchos quieren ingresar al tren gubernamental, otros esperan haber trabajado para mantener su puesto. 

Los menos son los que esperan se generen cambios en las politicas de gobierno, estos últimos generalmente no dependen directamente de un empleo del gobierno.

Lo que muchos no calculan cuando están en el fragor de la política es que una vez pasado el período de la España boba llegan unas semanas de incertidumbre donde las bolas que corren sobre posibles nombramientos ayudan a unos y perjudican a otros, sin embargo es común para todos la zozobra en la que mantiene el ejecutivo a quienes esperan una designación, obviamente derecho que le asiste y del cual hace excelente uso.

En la época romana una de las formas de divertir al pueblo era a través de los circos romanos, el cual consistía en programar peleas sin importar que tan disparejas fueran, o hacer juicios y que el pueblo definiera el destino del imputado, una vez satisfecha la voracidad de los espectadores todo volvía a la calma. Así mismo está el pueblo, esperando que el presidente tire a los leones carne humanas sin importar quien sea; en muchos casos puede que se tenga razón pero hay que tener cuidado porque pueden pagar justos por pecadores. Dejen que el presidente pueda dilucidar cada caso de forma particular y permitan que sea su íntima convicción que le lleve a producir los cambios necesarios. La presión que producen los diferentes sectores lo único que produce es que en algunos casos se le de pan y circo aunque el presidente no quiera.
Ciertamente los cambios son necesarios y habrán de venir, pero dejemos que se produzcan en su momento, no vaya a ser que esperamos tanto algo que jamás llega, entonces cuando eso sucede nos sentimos decepcionados, abandonados, desesperados, frustrados y maldecimos tanto al ejecutivo que si le cayeran algunas de ellas ya estuviera bajo tierra hace tiempo. Esas son de las cosas que nos hacen infelices, el estar pendiente a que otra persona nos ayude a resolver nuestros problemas, sean estos laborales o no. Seguimos confiando en el presidente, en su trabajo, su dedicación y su visión de desarrollo. ¡Apostemos al progreso y trabajemos para eso!

Por:Richard Mejía En los cambios de gobierno o nuevos períodos de gobierno, se crean muchas expectativas, todos trabajan con la esperanza de lograr cambios en su vida, muchos quieren ingresar al tren gubernamental, otros esperan haber trabajado para mantener su puesto.

cOnecta con nuestras redes

ocoaenred facebookocoaenred twitter
ocoaenred youtubeocoaenred rss

Main Menu