RÁPIDAS

Artículos

Como votamos nos votan

ASDROVEL-TEJEDAO

Por: Asdrovel Tejeda
Téngales miedo a los idiotas, son tantos, que pueden escoger a él presidente. - ( Facundo Cabral ) - Estoy en el aeropuerto de Miami de regreso a Boston, vengo de participar en las elecciones generales, asesoré a Aneudy Ortiz Sajiun en los últimos tramos de su campaña.

No soy extraño en asuntos de asesorías políticas pues me cupo el honor de asesorar algunos candidatos en diferentes niveles, tanto en New York como en Lawrence Massachusetts, además he participado en diferentes procesos eleccionarios en niveles diferentes durante casi toda mi vida, por entender, como entiendo, que la política nos toca a todos de diferentes maneras; Educación, Salud, económica, proyectos de viviendas, de transporte, de leyes, de....... Todo. Por eso me es difícil entender cuando alguien, creyéndose expresar una gran cosa, dice de manera supina - " yo no participo en política." Créame lo hace sin hacerlo cediendo su espacio a otro que hará por usted lo que usted a lo mejor no quiere, usando las prerrogativas que son suyas y no usa por creerse especial e " inteligente." Qué barbaridad. Como decía, vengo del proceso eleccionario donde vi, viví y aprendí como los antivalores nos han JODIDO la vida, como las caretas han caído, como nuestra sociedad se convierte en un mercado donde el mejor postor se lleva el santo y la limosna.
Donde el traidor sibilino muerde como los ratones, la envidia malea a los que alguna vez pensamos decentes, hay criminales favoritos, aceptados por sus dádivas en la mesa de los " serios" y donde se tira a todo lo que agarre el "bon". En la madrugada del domingo me senté en el hotel donde pernocte, a pensar en el país y sus pendejos, los pasados y los del presente no tan lejano y manifiesto sin rubor que algunas lágrimas curiosas quisieron venir a lavarme la cara. Donde caramba se fueron, Amin, La Chuta, Francisco Alberto caramba, Fernández Domínguez, ay Sagrario que sacrificio más tonto. Mama Tingo que falta hace tu machete amolao. Donde fue que nos cambiaron la vida y las actitudes, nos han cambiado el cuento los que con desfachatez se creen las propias mentiras que nos venden.
La mayoría de los "electos" no lo son, COMPRARON su posición y tan malo es quien vende como el que compra ( muchos tienen experiencia en esto). Las elecciones se han prostituido, las han, con el contubernio de los partidos y la aceptación muda y cómplice de la sociedad. Hubo candidatos buenos que pasaron sin pena ni gloria y otros quisieron pasar como quiera, a la brava, con el beneplácito de algunos confundidos y de otros que saben pescar en ríos revueltos En lo único que me siento recompensado en cierta forma y medida es en la escogencia de Aneudy a un nuevo cuatrienio, joven con agallas, deseos y un GRAN trabajo realizado, amado por su gente ( me tocó ver a personas llorando frente a Don Juan y frente a Peña, lo volví a ver unas cuantas veces frente a Aneudy!!! ) eso se llama carisma. Ahora, Aneudy está obligado a superar su trabajo anterior y limar algunas asperezas de su carácter y de algunas de sus actitudes, a veces, con algún grado de infantilismo, si sabe superar esas aristas y sabe reunirse con ayudantes y asesores indicados, tender puentes a algunos " enemigos políticos" y otros amigos alejados; en tronces estaremos frente a un fenómeno político que puede superar con creces las expectativas, tiene un camino expedito y conoce los conceptos históricos de la dinámica política.
Ojalá así sea, pues es un excelente ser humano y un político hábil y con garras que puede crear un camino a la gloria o abrir, si no sabe la contemplación silenciosa de la grandeza, la puerta del olvido prematuro y total. Para finalizar debo decir que fui a sumarme a la campaña por convicción y como me respeto mucho, cubrí mi pasaje ( siempre viajó en primera clase) cubrí mi estadía pagando mi hotel, mi bebida y mi gasolina, aún en las caravanas políticas, en las reuniones y donde tuviera que ir, sólo acepté algunas invitaciones a comer en la mesa del candidato cuando la cantidad de horas de trabajo, me obligaban a estar presente, eso sí, como cafetero, tomé café como loco y aproveché para ganarme el cariño de muchos seres humanos adornados con la impronta de especiales, les pagué de igual forma, con cariño y respeto. Entiendo que hay que cambiar muchas cosas y solo lo lograremos cuando la educación derribe todas las murallas o cuando el amor por la patria nos lleve a soñar los sueños de la esperanza y la justicia social.

Téngales miedo a los idiotas, son tantos, que pueden escoger a él presidente. - ( Facundo Cabral ) - Estoy en el aeropuerto de Miami de regreso a Boston, vengo de participar en las elecciones generales, asesoré a Aneudy Ortiz Sajiun en los últimos tramos de su campaña.

disponiblebajoocoaenred

cOnecta con nuestras redes

ocoaenred facebookocoaenred twitter
ocoaenred youtubeocoaenred rss

Main Menu