La última menta verde del planeta
Escrito por Julio Lluberes   
Martes, 17 de Julio de 2012 09:56

Por Francisco Luciano

Los cuentistas sociales han explicado que solo puede transformarse una realidad social cuando se conocen las causas que la provocan su estado de cosas. Igual ocurre en las demás ciencias, por ejemplo en la medicina psiquiátrica tan pronto el médico determina el origen de la patología que a su paciente afecta tiene resuelto el ochenta por ciento del problema y cuidado si más.

En nuestra sociedad los acontecimientos que saltan a los primeros planos de los medios de comunicación, inmediatamente generan una especie de moda, y aparecen los "especialistas" con sus teorías, explicaciones y hasta justificaciones del fenómeno de moda.

Ahora le ha tocado el turno a los actos de violencia donde mujeres resultan asesinadas, en la casi totalidad de los casos por sus maridos, novios, ex maridos o ex novios o por simples despechados que la pretenden y al no lograrlas las malogran. Ese fenómeno no es nuevo, pero desde hace un tiempo se llevan las estadísticas y gracias a esta técnica del registro y la comparación, se puede demostrar que los asesinatos de mujeres a manos de hombres van en aumento.

La sociedad mediática y las organizaciones que logran financiamientos de proyectos en foros internacionales, han vertido sus "inversiones" hacia el combate a los femenicidios como ha preferido llamársele a la violencia contra las mujeres. Hasta marchas se han organizado para protestar contra el fenómeno, vaya usted a saber a quien se quiere responsabilizar de una práctica reproducida por tradición en una sociedad que expresa tiene en el arraigado machismo la mas cotidiana expresión de su violencia .

Si fuéramos menos cosméticos, aceptaríamos que la violencia se genera desde el seno de la propia familia, desde la religión que predica la autoridad del hombre sobre la mujer y la sumisión de esta al marido, que la reproducen las películas que tanto nos gustan y las telenovelas que se anuncian, hasta la saciedad y que luego provocan dependencia, a tal punto que hasta se mueve la hora de un funeral o la cita con el dentista, para verlas.

¿Cuál es el total de crímenes violentos que se cometen a diario en nuestra sociedad? ¿Qué cantidad representan los asesinatos de mujeres por sus parejas o ex parejas del total de crímenes violentos diarios? ¿La violencia es solo contra nuestras mujeres? ¿Acaso no se ejerce contra los niños, contra los ancianos y contra los hombres más débiles por parte de los más fuertes? ¿No es violencia que en nombre de la ley y la justicia te obliguen a pagar un servicio eléctrico que no te brindan y que si acudes en derecho y demandas a la distribuidoras, te monten una campaña que diga "fulano paga la luz "?

¿Qué pasa cuando el policía te multa porque no llevas puesto el cinturón y pasa un coronel, hablando por el celular, sin el cinturón, con el vehículo sin placa y en vía contraria, y el policía que te aplica el poder de la ley, solo le dice adiós o le hace el saludo?

¿Cuándo estas acostado y el vecino te sube la radio inmisericordemente, tu le pides que la baje y el la sube mas, vas a la policía o a la fiscalía y el tipo la sube mas y entonces se burla de ti, no es violencia?

La violencia, sin importar su expresión daña a la sociedad que la tolera. Tenemos que detenerla, pero es con la acción superadora de todos, no con bultos mediáticos donde personas más preocupadas por el peinado o por si se les rodó el maquillaje vienen a presentarnos la última menta verde del planeta, podemos comenzar desde ahora cumpliendo nosotros la ley, deteniéndonos cuando la luz del semáforo este roja y exigiendo que sean penados los violadores de todo género. Negándonos a intervenir en favor del familiar o del amigo violador y deteniéndonos a explicarles que debe pagar por su error

.

Podemos cambiar para mejor nuestra sociedad predicando con el ejemplo, pues las tradiciones no se modifican reproduciéndolas. Conversemos con nuestros hijos e hijas, con nuestros hermanos y hermanas, con nuestros vecinos, con nuestros alumnos y hablemos de la necesidad de construir una sociedad basada en el amor a los demás, en el apego a la ley y al cumplimiento de los deberes. Hablemos de la buenas cualidades de los demás.

Eliminemos de nuestras conversaciones expresiones como estas "amarre su perra, que mi perro anda suelto", "los hombres no lloran", "mi mujer es la que tiene hijos", "usted ha visto un hombre preñao", "para que la muerte llegue a mi casa, que valla a la ajena", pues han contribuido a la conformación de la cultura de violencia que vive nuestra sociedad.

Evitemos los chistes groseros que denotan a los demás, frente a nuestros hijos y sobrinos y devolvamos con una sonrisa la pelota del niño que cayó en nuestra sala.

 

El autor es dirigente catedrático universitario y dirigente del PTD.

La última menta verde del planeta
Última actualización el Martes, 17 de Julio de 2012 10:08
 

ocprimo-richar-mejia-360x210

f-mancebo

También Lea...

Nunca se gana una guerra sin rebasar grandes obstáculos
Por: Richard Mejía Acaba de pasar una semana santa más, tiempo de reflexión en el cual todos deb...
Una Semana Santa
Por:Mileyma Izquierdo Cuentan los abuelos que, hace unos años atrás, en Semana Santa sólo se esc...
Multinivel y Pirámide: una delgada línea fronteriza
El caso Telexfree Por Nóbel Mejía.- San José de Ocoa Los negocios de esquema multinivel o piram...
Violencia domestica
Dr. Angel Aguasvivas La llegada de los europeos al continente occidental trajo consigo creencias re...

Participa...

¿Cree Usted que el gobierno tiene disposición para continuar la carretera Ocoa-Piedra Blanca?

En linea...

Tenemos 114 invitados conectado(s)
espn-deportes-ocoaenred