Artículos

No desangremos Ocoa. Estamos ampliando la crisis de confianza

Harris foto articulista

Harris Castillo
Hace mucho tiempo que la política como actividad de servicio, dejó de ser atractiva para hombres y mujeres que prefieren la paz espiritual o la tranquilidad de conciencia, principalmente en los países del tercer mundo donde el presidencialismo, practicado desde los estratos más humildes y marginados hasta la primera magistratura, impone las reglas, más por falta de sentido común y la capacidad autodestructiva del hombre que por debilidad de las instituciones.

Los que tienen vocación de servicio, saben que desde cualquier posición social se puede ayudar a construir una mejor sociedad, a pesar de lo difícil que resulta luchar contra las embestidas de los anti valores. Embestida que no viene dada únicamente por los amplificadores medios de comunicación masiva, sino y muy principalmente por los ejemplos de quienes están llamados a guiar las masas. Los hijos son el reflejo de los hogares. Los ciudadanos son el reflejo del liderazgo.
Hacer política en los pueblos, y San José de Ocoa es un ejemplo, se ha convertido en una tarea sumamente difícil para un ciudadano que aspira llegar a viejo sintiéndose orgulloso y satisfecho. Desde mi óptica por supuesto.
Cuáles son los principios a enarbolar para hacer de esta actividad, que definida por el patricio muerto en la miseria material, que no humana porque es degradante, es la ciencia más pura después de la filosofía?
Que es ser serio, honesto, leal, sincero, creíble, capaz, moralmente recto, en el ejercicio de la política?
Que es el ejercicio de la democracia, el poder de las mayorías, la sujeción de las minorías, la observación de los cánones establecidos, la membrecía a una institución política?
Para el contrario político se es corrupto e incapaz, pero el aliado corrupto e incapaz es eficiente y apóstol de la pulcritud.
Para el ciudadano común, hace mucho se ha perdido la confianza en los estratos altos del liderazgo nacional, no solo político sino también empresarial, sindical y religioso. En los pueblos, por la familiaridad de su gente y la dependencia que crea el vecindario, la crisis de confianza no ha tocado niveles de alarma, pero en Ocoa, la estamos forzando.
El enfrentamiento que tiene como gladiadores a Carlos Castillo y Pedro Alegría, dejará una estela de frustraciones que tomará largo tiempo en superarse y ojala no deje algunos muertos.
La amistad en política es muy frágil, pues ser amigos está condicionado a pensar iguales y defender los mismos intereses, todo lo demás en un contrario. Este condicionamiento obliga a muchos, por necesidad material o falta de identidad, a dejar de lado sus creencias o filiaciones.
El que es peledeísta y amigo de Félix Estrella, tendrá que traicionar o al partido o a Félix Estrella, para apoyar a Carlos. El que además es peledeísta, amigo de Félix y amigo de Pedro, tendrá que traicionar a dos o solo al partido. El que es amigo de Aneudy Ortiz y Perredista, tendrá que traicionar a Aneudy o al PRD para votar por Pedro.
El mismo alcalde Aneudy Ortiz, de quien he defendido antes la necesidad de protegerle, corre el riesgo de ver su futuro en entredicho. Es como un hijo de Pedro, pero su partido tiene una alianza con Carlos. Si Carlos gana, respetando Aneudy el acuerdo, Pedro habría perdido sin el ayudarle y quedará un sabor amargo difícil de borrar, como si un hijo traicionara a un padre. Si Pedro gana y Aneudy ha colaborado aunque sea por omisión, dejará de ser creíble para su pueblo, para el líder de su partido que le puede abrir las puertas al mercado nacional y se habrá abierto un frente de un segmento importante que le es necesario en su carrera futura.
En el campo reformista sucede igual. Los Reformistas tienen un pacto con los Perremeistas para apoyar a Luis Abinader, pero Goris será candidato de los Reformistas y apoyará a Danilo Medina. Petro será el candidato a alcalde de esa alianza por el municipio de Sabana Larga y espera recibir el respaldo de los perremeistas, pero para apoyar a su amigo Goris, tendrá que traicionar el acuerdo de su Partido Reformista y dejar de apoyar los candidatos del PRM.
Ese escenario se refleja entonces en los niveles inferiores de las estructuras partidarias en toda la provincia. Su alcance sin embargo, va a las arterias de la misma sociedad, del munícipe llano que se ve atosigado por todos los flancos y en su intento por lidiar con todos termina traicionándose a sí mismo.
Cuál es el nivel de confianza entonces, que tendrá cada quien por cada cual, si todos de alguna manera han debido traicionar sus creencias o principios y todos son testigos de dicha traición?
Las crisis económicas se superan con facilidad aunque con sacrificios. Las crisis sociales siempre dejan heridas abiertas aún cuando sobre la piel social veamos cicatrices. Le estamos heredando a nuestro pueblo una crisis de confianza.

Hace mucho tiempo que la política como actividad de servicio, dejó de ser atractiva para hombres y mujeres que prefieren la paz espiritual o la tranquilidad de conciencia, principalmente en los países del tercer mundo donde el presidencialismo, practicado desde los estratos más humildes y marginados hasta la primera magistratura, impone las reglas, más por falta de sentido común y la capacidad autodestructiva del hombre que por debilidad de las instituciones.

cOnecta con nuestras redes

ocoaenred facebookocoaenred twitter
ocoaenred youtubeocoaenred rss

Main Menu