Revista - Ocoaenred.com

Ocoeño Rodolfo Báez: Una de las nuevas promesas de las letras nacionales

Rodolfo BaezDejó siendo menor de edad Rancho Arriba en Ocoa, tras un sueño. Al llegar a Santo Domingo, encontró un medio de escape a toda la mediocridad e hipocresía acompañado con la soledad que se vive al ser un desconocido en la capital: la literatura.

Sin embargo, su amor por las letras no es un amor capitaleño, viene desde su infancia. "Desde el campo escribía. Fue mi primera novia", expresa Rodolfo Báez, periodista y escritor.

Aunque a su corta edad ha escrito una docena de libros, se considera más un lector que un escritor.

"Soy escritor cada día, pero lector cada segundo. Podría darse el caso de que un día no escriba nada, pero desde hace más de 15 años no he pasado ni un solo día sin leer. Borges dijo "Que otros se jacten de lo que han escrito, a mí me enorgullece lo que he leído".

Al cuestionarlo sobre sus autores favoritos confiesa que se le es difícil escoger entre tantos. "Creo que es como a un padre preguntarle por su hijo favorito. Me gustan tanto dependiendo del género, por ejemplo en cuentos, Poe, Cortázar, Rulfo, Ambrose Bierce, Rubén Darío, Chejov..., novelas, Víctor Hugo, Ernesto Sábato, Arturo Pérez-reverte, Dan Brown, de nuevo Rulfo, ... Poesía, Darío, otra vez, Neruda, Quevedo..."

El aprendizaje dentro del Taller
Báez, quien es miembro del Taller de Narradores de Santo Domingo, cuenta cómo ingresó a lo cual él mismo define como una escuela magnifica donde ha aprendido a tomar la literatura en serio, donde se estudian técnicas literarias y encuentras un espacio a donde perteneces con un grupo de personas con los mismo intereses que tú.

"En 2009 publiqué en la feria del libro un poemario, El silencio de mi alma. Valentín Amaro me invitó a un grupo que se reunía los viernes en el Ministerio de Cultura, cuando eso todavía no existía el Taller, por inconveniente con una materia tuve que ausentarme durante un semestre y cuando volví en enero, ya existía el grupo".

Trabas de un escritor
"Si pudiera dedicarme a la literatura sería un sueño, pero en los experimentos de país, como éste, eso no pasa. Espero que alguien me calle la boca y cuando se publique esto aparezca alguien que me diga, mira te voy a pagar un sueldo mensual para que me entregues un libro de calidad cada año. Pero sabes que eso es sólo producto de mi mente fantasiosa", manifiesta con una mirada que observa de manera objetiva la realidad.

Y luego busca la razón: "¿Por qué? Yo creo que como país necesitamos ser reconocidos a nivel mundial o internacional como un país de escritores, y da pena que los pocos que tenemos, Junot Díaz y Rita Indiana, sean escritores nuestros pero que tuvieron que aprovechar las facilidades de otro lugar para alcanzarlo", considera.

Más reciente obra
"La última crónica del infierno" está conformada por historias que difieren una con la otra. Caracterizada por la sinceridad y el sarcasmo de Báez, presenta el cuadro que narra de manera inequívoca en la mente de lector.

El uso de versos conjugados con prosa y el toque surrealista sale a relucir en este libro pequeño, que no contabiliza sus páginas, por ocurrencias del autor que con estas y sus obras pasadas demuestra que para ser escritor hay que jugar con las letras hasta sacar de ellas una historia novedosa que contar.

Una temática diferente
Los géneros literarios a los cuales le dedica más tiempo son al cuento y la novela. "Ya casi nunca escribo poesía. Pero el cuento es fantástico, puedes probar e inventar mucho, que me encanta. También lo hago con las novelas".

Sin embargo, revela que se la ciencia ficción es ahora su blanco.

"Me he casado con la ciencia ficción, por varias motivos: como jóvenes escritores debemos alzar el vuelo y olvidarnos de los mismos personajes de historia plasmados en el papel. A nuestros libros le hace falta aventura, imaginación. Los que nos hacemos llamar escritores presentamos un panorama tan patético en los libros que al que los abre le da la sensación de haberse parado ante un cadáver en descomposición".

Exhorta a los jóvenes a cambiar esta dinámica y ofrece la esencia para desarrollar esta capacidad: "Primero que lea, después que lea más, y al final, vuelva a leer. La buena literatura sale de las buenas lecturas. Un buen escritor es un buen lector. Un escritor se conoce por lo que escribe y lo que se escribe depende de lo que alimente tu imaginación", concluye de manera rotunda como quien sueña con ser, más que un escritor, un lector implacable.
Fuete:Listindiario.com

Dejó siendo menor de edad Rancho Arriba en Ocoa, tras un sueño. Al llegar a Santo Domingo, encontró un medio de escape a toda la mediocridad e hipocresía acompañado con la soledad que se vive al ser un desconocido en la capital: la literatura.

ocprimo-richar-mejia-360x210

Más de Revista

Henya “Me ha costado echar el pulso”

Henya “Me ha costado echar el pulso”

SANTO DOMINGO-De atrevimiento, novedad, exploración, perseverancia y casi

Programa busca promover ecoturismo en Ocoa

Programa busca promover ecoturismo en Ocoa

Email: noticias@ocoaenred.com
SAN JOSE DE OCOA- Como una forma de seguir

Diez opciones de turismo interno en República Dominicana para las madres

Diez opciones de turismo interno en República Dominicana para las madres

Por: Milka Hernández
Se aproxima el Día de las Madres y con él, la misión de

 

cOnecta con nuestras redes

ocoaenred facebookocoaenred twitter
ocoaenred youtubeocoaenred rss

Main Menu