“Periodismo” indecente

FELIPENERYSCIPRIAN

Felipe Ciprián
Una pezuña está clavando al periodismo en su pecho y amenaza la libertad de prensa. Es sutil y perversa, pero aparenta lo contrario.

Se trata del uso de un nivel de lengua soez, grosero, insultante, irrespetuoso y vocinglero, que con su vozarrón, intenta intimidar, chantajear y aparentemente acorralar a funcionarios, pero al carecer de argumentos, en lugar de ser una crítica activa, se convierte en cómplice pasiva.

Como su estilo y fin es descalificar, no puede motivar la creación de una conciencia crítica, sino –a lo sumo- un asombro y el consiguiente apartamiento del oyente o televidente, porque no todos son tan tontos como para asociarse a un repentismo panfletero que nunca va a convocar multitudes.

Comenzaron en la radio con ese nivel de lengua de los viejos cabaret de prostitutas –y prostitutos de a peso en los años sesenta- y están invadiendo la televisión con programas de "opinión" o de "panel", pero en ellos no se opina nada ni se orienta nada, solo se insulta y se rastrea la decencia elemental.

En el fondo no son periodistas, sino insultantes, por tanto privan en que son los más fervientes críticos del gobierno y sus funcionarios, y de los políticos y sus coyotes, pero al final terminan como sus mejores aliados porque neutralizan la acción militante y la crítica argumentada, cuestionadora e irrebatible.

Cuando un oyente escucha a una "tora" insultar al Presidente y al Procurador con todos los epítetos que se le antoja, lejos de motivar la movilización de los oprimidos, lo que consigue es que ellos lleguen a la conclusión de que si bien pueden ser corruptos o tolerantes de corrupción, su madre, su esposa y sus hijos nada tienen que ver con su comportamiento y nadie tiene derecho a cobrarles a ellos por los supuestos o reales actos repudiables de sus familiares.

En más de una ocasión me ha asaltado la duda: ¿Será que algún poder les paga a estos vocingleros soeces para que insulten en lugar de criticar con datos y argumentos y roben por diversión la audiencia de los críticos que tienen argumentos? ¿Será que insultan para que los chantajeen desde el Estado o de la empresa privada y en esa carrera los funcionarios no tengan que responder a la verdadera crítica y a los cuestionamientos argumentados? La libertad de prensa es la bujía de la democracia, y si aquella no sirve para debatir los problemas fundamentales de una sociedad, los ciudadanos dejarían de ser tales y se convertirían en vasallos del poder y sus aliados, revestidos de "críticos".

Los vocingleros coñeros no convencen y a lo sumo son tomados como antiestresantes, pero jamás como gente capaz de motivar una opinión pública consciente y dispuesta a reclamar derechos y a ejercer poderes populares.

¿Se creen que son Eduardo René Chibás? ¿Se creen que son Fidel Castro? Y que están en la Cuba de los cincuenta. ¡Qué va gallo, que va! Chibás hacía denuncias muy bien argumentadas y desafiaba al poder tiránico cubano a riesgo de su vida, pero en sus alocuciones por la radio siempre demostraba un altísimo nivel de cultura y respeto por la honra personal y familiar.

Fidel escribió artículos inocultablemente valientes con denuncias de profundo contenido social y político, pero el peso de sus argumentos era tan abrumador que ni los latifundistas ni las autoridades cubanas se atrevían a rebatirlos.

Pero jamás empleó un insulto personal o una palabra descompuesta para tratar de humillar a quienes eran objeto directo de sus críticas políticas y sociales. Ahí están los archivos del periódico "La Calle", donde escribió los más famosos artículos.

Quien tiene que apelar al insulto personal, a la agresión verbal de familias y a descalificativos de cualquier tipo, carece de argumentos y aunque crea que "se la está comiendo", no pasa de ser un payaso, hembra o varón. Así de intrusa es la ignorancia.

Además de la pizza, también hay otra vianda amarilla que puede hartar, pero sabe muy mal y hay mucha gente en la televisión y la radio comiéndosela, y piensan que están triunfando en el nuevo milenio. ¡Pobrecitos! ¡Pobrecitas!

Felipe Ciprián Una pezuña está clavando al periodismo en su pecho y amenaza la libertad de prensa. Es sutil y perversa, pero aparenta lo contrario.

banneredesurinterno

educacion-20-mil-becas

ocprimo-richar-mejia-360x210

Más Opiniones

Violación a la Ley de Libre acceso a la información

Violación a la Ley de Libre acceso a la información

Por: José Henríquez

Como es posible? Según la Ley de libre acceso a la

No al desorden de la música estridente en las Patronales de Ocoa

No al desorden de la música estridente en las Patronales de Ocoa

Por Omar Ureña
Siempre que se celebran las Fiestas Patronales de Ocoa un punto

Pedro Alegría y Aneudy Ortiz: ¿abrazo de compadres o acuerdo tripartito?

Pedro Alegría y Aneudy Ortiz: ¿abrazo de compadres o acuerdo tripartito?

Por Nóbel Mejía.-San José de Ocoa

Recientemente fuimos testigos de un hecho

¿Por qué la oposición venezolana ahora dialoga?

¿Por qué la oposición venezolana ahora dialoga?

Felipe Ciprián
Muchos son los sorprendidos por el cambio y la madurez que

Extremo de tu piel

Extremo de tu piel

Por Miguel Soto E.
Pasión.
Está mi sol en tu cielo, con poder y fuerzas para

 

cOnecta con nuestras redes

ocoaenred facebookocoaenred twitter
ocoaenred youtubeocoaenred rss

Main Menu