Familia Ocoeña vive “drama” al sepultar cadáver de su padre

velorio

Por Francisco Casado Arias

Email:   Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
SAN JOSE DE OCOA.- La muerte, tan temida, odiada y desconocida por la mayoría de nosotros, pero como decía el filósofo, el sentido único e inexorable de la vida. En estos días que corren, que todos nos acordamos de nuestros seres queridos, cabe hacer una reflexión sobre el lado económico de la muerte, fuera de los aspectos psicológicos, emocionales y culturales.

La gestión de un deceso en el núcleo familiar o dentro de los seres queridos es una tarea muy difícil. Afrontar todo el maremagnum que conlleva a la velocidad de la luz, sin tiempo de reacción y con el corazón compungido por la tristeza de la pérdida ocurrida provoca en nosotros que tomemos decisiones erróneas bajo el punto de vista económico en la mayoría de los casos.

La muerte ocurrida en el día de ayer de un señor, nativo de esta provincia, residente en el sector Las mercedes, del barrio San Antonio, es una muestra mas de estas desiciones que tomamos por ser la única vía que vemos para "solucionar" el problema.
Uno de los hijos, recurre a una empresa que presta servicios fúnebres y envía a este municipio el cadáver de su padre con la promesa de que al llegar su pago por el "Transporte y ataúd" estaría en la residencia de destino.
En los momentos trágicos, pensar y escoger una funeraria no es una cuestión prioritaria. Además coincide, que estas empresas suelen encontrarse ojo avizor en hospitales, accidentes de tráfico y cualquier otra tragedia que ocurra. La tónica general que suele ocurrir es que se contrata con la primera que llegue, y rara vez se solicita la mínima información sobre el coste de los servicios que vamos a contratar.
Esta vez, el pacto fue convenido. Pero al llegar con el cuerpo sin vida desde Santo Domingo,la realidad es otra. La familia, en extrema pobreza, no tiene con que pagar. Desde las 9.05 de la mañana, el conductor de la ambulancia, permanece en el lugar hasta las 4 de la tarde, cuando al fin, apareció un samaritano , el Senador Histórico, Pedro Alegría Soto y salda la deuda con la funeraria y pudo ser sacado el cuerpo de la ambulancia y velado sobre cuatro sillas en el humilde hogar del sector Las Mercedes, de este municipio.
El respiro llega a los familiares. Uno de los hijos, luego de colocar el ataud sobre las cuatro sillas, se marcha al cementerio a cabar la tumba.
Y una vez finalizado con todo "Que en paz descanse".

La muerte, tan temida, odiada y desconocida por la mayoría de nosotros, pero como decía el filósofo, el sentido único e inexorable de la vida. En estos días que corren, que todos nos acordamos de nuestros seres queridos, cabe hacer una reflexión sobre el lado económico de la muerte, fuera de los aspectos psicológicos, emocionales y culturales.

Más Especiales

 

cOnecta con nuestras redes

ocoaenred facebookocoaenred twitter
ocoaenred youtubeocoaenred rss

Main Menu